Cuando escojamos un servicio de alojamiento web debemos tener en cuenta las siguientes consideraciones:

  • Si usamos WordPress para elaborar nuestro sitio web, debemos asegurarnos que el servicio de alojamiento sea compatible y preferentemente amigable con esta plataforma, brindándonos  facilidades tales como instalación y configuración automática en pocos clics y actualizaciones automáticas, además de otras configuraciones que nos evitarán más de una complicación al momento de instalar o mantener nuestro sitio.
  • El proveedor de hosting debe implementar medidas de seguridad para reducir el riesgo de que nuestro sitio web sea vulnerable a ataques maliciosos.
  • La velocidad del servidor es fundamental para asegurar que nuestros visitantes no nos abandonen antes de completar su visita, incluso es relevante para el posicionamiento de nuestro sitio web en motores de búsqueda.
  • El servicio debe ser continuo, es decir que no existan ocasiones en las que la disponibilidad de nuestro sitio web se vea interrumpida, ya que esto afectara nuestro posicionamiento en buscadores, así como la imagen frente a nuestros clientes.
  • El proveedor debe ofrecernos la posibilidad de contar con un certificado de seguridad, de esta forma evitar la alerta de sitios no seguros de los navegadores que pueden generar desconfianza en nuestros clientes. Algunos proveedores ofrecen esto como un servicio continuo bastante costoso, existiendo alternativas gratuitas que solo implicaran un costo inicial de implementación.
  • Es recomendable que nuestro alojamiento cuente con la posibilidad de crear cuentas de correo electrónico con nuestro propio dominio. Algunos proveedores ofrecen la creación de cuentas por separado y de forma individual, lo que podría resultar en un costo elevado a evaluar.
  • El espacio adquirido debe ser el adecuado para nuestras necesidades, teniendo en cuenta la cantidad de información que se manejará en nuestro sitio web y la cantidad de correos electrónicos que se crearán y se usarán de forma habitual.
  • El ancho de banda o tasa de transferencia es la cantidad de datos que podemos emplear en un determinado periodo usualmente mensual y se irá incrementando en la medida que se incrementen las visitas a nuestro sitio web, por lo que debemos procurar que tenga un tamaño adecuado dependiendo de nuestras necesidades.
  • Finalmente, si no contamos con un responsable en nuestro equipo de trabajo que este familiarizado con el manejo o la configuración de estos aspectos, es recomendable adquirir un alojamiento web gestionado, para asegurarnos de no tener inconvenientes y enfocarnos en las actividades relevantes de nuestro negocio.